eDesk logo

Lo que los vendedores de comercio electrónico deben saber sobre la crisis de la cadena de suministro europea

diciembre 2, 2021 11 min read
supply-chain
Contents

Share this article

La crisis de la cadena de suministro es un tema imposible de evitar para los vendedores de comercio electrónico. El tema ha ocupado un lugar destacado en los medios de comunicación, tanto en el Reino Unido como en toda Europa, ya que los cuellos de botella en el suministro afectan al acceso de los consumidores a los productos que desean, cuando los desean. Conocida como la cadena de suministro «justo a tiempo«, los diversos factores que la obstaculizan han sido declarados por el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, como un problema mundial.

De hecho, las empresas de comercio electrónico de toda Europa están sintiendo el pellizco de muchas maneras. El año pasado vimos cómo se desarrollaban muchos problemas en la cadena de suministro, desde la falta de disponibilidad de ciertos artículos hasta el aumento de los costes de envío y los retrasos en los plazos de entrega. Espoleados por los problemas derivados de la pandemia de COVID-19, los minoristas de todo el mundo han tenido que hacer frente a más contratiempos, retrasos y problemas de existencias que nunca. Detrás de estos problemas hay múltiples factores globales y económicos que impulsan el actual cuello de botella en la cadena de suministro.

La forma en que los vendedores de comercio electrónico -muchos de los cuales dependen del dropshipping como un componente crítico de sus operaciones- navegan por estas cuestiones y gestionan las expectativas de los clientes afectará al éxito de su marca. Son tiempos difíciles para el comercio electrónico, pero las decisiones empresariales que tomen las marcas de comercio electrónico para paliar los efectos perjudiciales de estos problemas determinarán qué marcas salen relativamente indemnes de la crisis de la cadena de suministro y cuáles no tendrán tanto éxito a la hora de capear el temporal.

Según el grupo de consultoría global McKinsey, las empresas que pivotan rápidamente en respuesta a acontecimientos inciertos y adaptan sus modelos operativos para trabajar dentro de las limitaciones de esos acontecimientos tienen más probabilidades de tener éxito con los consumidores a lo largo de la crisis.

Analicemos los retos en juego, el impacto en las marcas de comercio electrónico en general y las lecciones que pueden aplicarse para apuntalar el éxito en tiempos inciertos.

Comprensión de la cadena de suministro «justo a tiempo

Gran parte de Europa depende de lo que se conoce como cadena de suministro «justo a tiempo» (JIT). Se trata de una estrategia de gestión de la cadena de suministro basada en la demanda, que sincroniza la demanda de los consumidores con la necesidad de materiales para producir artículos a medida que se requieren en el proceso de fabricación. El JIT está diseñado para reducir la necesidad de almacenar el exceso de materiales en un almacén y se basa en una intrincada sincronización entre las operaciones para funcionar correctamente.

La cadena de suministro JIT tiene como objetivo reducir los retrasos y los costes mediante el perfeccionamiento del calendario de pedidos de materiales. El objetivo es que las empresas dispongan de la cantidad exacta de materiales necesarios en ese momento para satisfacer la demanda de los clientes. El objetivo del JIT es ser una operación ágil y eficiente que optimice los materiales y entregue lo que los clientes quieren en un plazo determinado.

Para que el sistema JIT funcione, las empresas que producen artículos no sólo deben conocer a fondo la demanda de los consumidores, sino que también deben mantener relaciones sólidas y fiables con sus proveedores para poder abastecerse de materiales para la producción sin largos plazos de entrega.

Introducido en los años 80, el modelo JIT ha sido la columna vertebral del comercio europeo y ha funcionado con éxito hasta la fecha. Sin embargo, este modelo no es impermeable a la crisis, como lo demuestra lo que Europa y el Reino Unido están experimentando actualmente.

Definir el problema: una mirada múltiple a los problemas de la cadena de suministro

El sistema JIT ha funcionado muy bien para proporcionar a los consumidores de Europa y de todo el mundo lo que quieren cuando lo quieren. Pero como depende de una intrincada red de materias primas, fábricas, ferrocarriles, carreteras, redes, envíos, entregas (y mucho más) para funcionar, puede desbaratarse cuando surgen problemas. Los resultados de un golpe de efecto son los que estamos viviendo actualmente, no sólo en Europa, sino en todo el mundo.

En el último año, hemos asistido a la interrupción de las cadenas de suministro en la fabricación y en los canales de venta al por menor, lo que ha provocado un aumento de los precios y una disminución del número de productos disponibles. Las razones de este problema en la cadena de suministro han sido múltiples. Es innegable que la pandemia de COVID-19 ha sido el motor de muchos de los problemas. Por ejemplo, cuando las fábricas que fabrican productos en Asia han tenido que cerrar debido a los bloqueos de COVID, esto ha supuesto un enorme desafío para la cadena de suministro mundial.

Sin embargo, el problema no es sólo de fábrica. Los problemas económicos, como la escasez de energía en los países con economías manufactureras, la escasez de producción, los malos resultados de las cosechas en las regiones productoras de materias primas, combinados con la escasez de mano de obra y el estrangulamiento de los principales puertos de embarque, han contribuido a los problemas a los que se enfrentan los vendedores de comercio electrónico en la actualidad.

La cadena de suministro es como una sinfonía, en la que cada parte desempeña un papel esencial en un ecosistema empresarial complejo y global. Un solo acontecimiento desafortunado que tenga lugar en todo el mundo puede tener inmensas repercusiones en la cadena de suministro del comercio electrónico.

Crisis energéticas en el mundo

En varias partes del mundo se han producido crisis energéticas que han afectado considerablemente a la cadena de suministro. Por ejemplo, este año, China se ha enfrentado a una crisis energética. Más de 20 de sus provincias sufrieron cortes de electricidad debido a la reducción de la producción de energía, afectada por el aumento del precio del carbón en todo el mundo. Como consecuencia de los cortes de electricidad, la productividad se ha ralentizado en las fábricas de las provincias que sufren estas dificultades energéticas. La consecuencia es que, aunque la demanda de bienes producidos en China se mantiene constante, la producción de la oferta se ve comprometida por la falta de energía disponible para alimentar las fábricas de producción.

En Alemania, esta escasez de energía ha afectado directamente a la fabricación de automóviles, su mayor sector. La industria automovilística alemana ha notado directamente el efecto de la crisis de la cadena de suministro debido a la escasez de magnesio chino, que se utiliza en la producción de aleaciones de aluminio para piezas de automóviles. Esta escasez ha sido impulsada por el cierre de fábricas debido a la mencionada escasez de energía. A medida que avanza el invierno, se prevé que este problema se agrave debido a las gélidas temperaturas y a la falta de suministro energético para atender el funcionamiento de las empresas que producen hasta el 95% del magnesio de Europa.

El impacto del bloqueo en la productividad laboral

Asimismo, las interrupciones derivadas de la pandemia de COVID-19, que provocó el cierre de centros de trabajo en Japón y Corea, afectaron al suministro de componentes clave que se encuentran en la mayoría de los productos electrónicos. Los bloqueos han cerrado las puertas de las fábricas, creando una pérdida de productividad que no puede llevarse a cabo de forma alternativa.

En pocas palabras, cuando las empresas de fabricación de chips cerraron debido a la pandemia, esto provocó una escasez mundial de chips informáticos, los componentes necesarios en los ordenadores portátiles, las cámaras web y otros aparatos electrónicos de trabajo remoto que dependen de la tecnología 5G para funcionar.

Desastres naturales: El impacto en la cadena de suministro hasta la taza de café de la mañana

Además, otros imprevistos de la naturaleza, como la sequía en Brasil, han provocado una mala cosecha de granos de café. Como uno de los mayores productores de café en grano del mundo, la decepcionante cosecha de Brasil de este año ha afectado al suministro de café en todo el mundo.

A esto se suma el hecho de que la mayor parte de la electricidad de Brasil procede de embalses hidroeléctricos, lo que significa que la producción eléctrica también se ve afectada en épocas de sequía. El resultado de estas condiciones, a su vez, repercute en los precios al consumidor en todas las cafeterías y restaurantes que venden café en todo el mundo. La escasez de granos de café se traduce en precios más elevados, lo que repercute en los márgenes de los vendedores minoristas y afecta a los bolsillos de los consumidores cuando buscan comprar su taza de café matutina.

Se buscan conductores de camiones

Además de los problemas de suministro de materiales, uno de los factores más importantes que impulsan la cadena de suministro es la mano de obra humana que traslada sus intrincadas piezas de un lugar a otro: el sector del transporte por carretera. Por desgracia, tanto el Reino Unido como la Europa continental se enfrentan a una escasez de conductores de camiones.

En el Reino Unido, las razones detrás de esta escasez se debieron en parte al Brexit, que hizo que muchos conductores abandonaran el país, regresando a sus países de origen. El gobierno del Reino Unido respondió ofreciendo más de 5.000 visados de trabajo temporales a conductores del extranjero. Europa está experimentando ahora una escasez similar, impulsada por los cierres de COVID. Cuando las empresas cerraron, los conductores se quedaron sin trabajo, y las empresas se apresuraron a cubrir los puestos de trabajo cuando la economía se reabrió tras los peores efectos de la pandemia.

Los informes muestran que el problema de la mano de obra del transporte por carretera existía tanto en el Reino Unido como en la UE incluso antes de la pandemia, con alrededor del 24% de los puestos de trabajo de transporte por carretera sin cubrir en el Reino Unido ya en 2019, con el 22% sin cubrir en Polonia y el 20% en España.

Es evidente que la cadena de suministro es frágil y está muy interconectada; un impacto en un rincón del mundo se traslada a los consumidores de países de medio mundo. El comercio moderno actual depende de artículos de origen mundial, por lo que es esencial contar con una cadena de suministro sólida y de rápido movimiento. Como vemos, cuando se producen problemas sin precedentes, puede tener efectos muy tangibles en los minoristas de todo el mundo.

La crisis del transporte marítimo como factor agravante

A los factores mencionados se suma una crisis mundial del transporte marítimo que está tensionando aún más la cadena de suministro, dificultando a los vendedores la obtención física de los bienes que necesitan, aunque se produzcan y estén disponibles.

Como consecuencia de la pandemia, se ha producido una escasez de contenedores de transporte marítimo en todo el mundo, junto con los cierres relacionados con el COVID-19 en las principales ciudades portuarias europeas, como Hamburgo, que han interrumpido las cadenas de suministro en todo el sector minorista de la UE. COVID-19 Las restricciones fronterizas y los requisitos de distanciamiento social en los principales puertos, como Felixstowe, han provocado un aumento de los fletes en las principales rutas marítimas de toda Europa. Accidentes totalmente inesperados, como el bloqueo del Canal de Suez, también han afectado significativamente a la capacidad de obtener mercancías a tiempo.

Como consecuencia de estos problemas, el coste del transporte marítimo ha aumentado drásticamente en el último año, con el Reino Unido a la cabeza de Europa como destino de envío más caro. Los analistas del Deutsche Bank también han pronosticado que el precio medio de los contenedores podría aumentar un 30% de aquí a 2022. Sin duda, esto repercute en los márgenes de beneficio de los minoristas y hace que éstos repercutan el aumento de los costes en sus clientes. Se trata de un escenario complicado, dado que muchos consumidores se sienten frustrados por los largos plazos de envío y los retrasos en las entregas.

Una tormenta perfecta: El impacto en los vendedores europeos de comercio electrónico

Toda marca de comercio electrónico entiende que la reputación lo es todo. Los gigantes del sector, como Amazon, son conscientes de ello y han convertido en su pan de cada día la entrega de productos con una rapidez, un servicio al cliente y una promesa sin concesiones. Mientras que los gigantes del sector, como Amazon, pueden capear la actual crisis de la cadena de suministro, las marcas online más pequeñas deben ser más cautelosas a la hora de responder a los retos que se avecinan.

Desde el punto de vista logístico, el resultado de los problemas de la cadena de suministro global es que los vendedores europeos de comercio electrónico deben enfrentarse ahora a la falta de artículos disponibles, a la incapacidad de abastecerse de materiales específicos o artículos deseados, a los retrasos en los envíos y a los costes de envío atmosféricos que se repercuten en el consumidor.

Desde el punto de vista del cliente, los vendedores de comercio electrónico, que antes satisfacían la necesidad de los consumidores de una gratificación instantánea en forma de una amplia gama de opciones de productos, entregados a la velocidad del rayo, ahora deben lidiar con la gestión de las expectativas de los clientes dados estos factores exacerbantes.

Como aconseja McKinsey, para que las marcas de comercio electrónico (y todas las empresas, en general) tengan éxito a pesar de las condiciones globales inciertas y rápidamente cambiantes, deben estar preparadas y ser capaces de pivotar. La capacidad de pensar un paso por delante y prepararse para posibles escenarios es la mejor manera de mitigar los posibles riesgos y apuntalar el éxito.

Cómo pueden las empresas europeas de comercio electrónico mitigar el impacto de la crisis mundial de la cadena de suministro

Para sortear la actual crisis de la cadena de suministro es necesario ser previsor, tener conocimientos empresariales y una gran capacidad para gestionar las expectativas de los clientes y mantenerlos satisfechos para que se mantengan fieles en tiempos difíciles.

Adelantarse a las curvas estacionales

La planificación lo es todo. Antes de las temporadas de compras clave, como las vacaciones de Navidad, el Día de San Valentín y el Día de la Madre (por nombrar sólo algunos), los vendedores de comercio electrónico deben tomar tiempos de espera más largos para pedir existencias, entendiendo que los retrasos en el envío pueden ser inminentes. Añadir el doble (o incluso el triple) de tiempo de entrega a su ciclo de pedido típico puede ser útil en los momentos en que el envío se ralentiza.

Identificación de nuevos proveedores

Con los acontecimientos que se producen en todo el mundo y que afectan a los mercados típicos de producción y fabricación, este puede ser un momento excelente para probar nuevos suministros de diferentes regiones geográficas. Prestar mucha atención a los costes y márgenes de la venta al por mayor es imprescindible; sin embargo, saber que su empresa puede acceder a los productos que demandan sus clientes es una estrategia ganadora.

Proteger los márgenes de beneficio

Sin duda, en tiempos de volatilidad, los precios están destinados a fluctuar. Como marca de comercio electrónico, es esencial intentar que el precio para los consumidores sea lo más estable posible sin poner en peligro los márgenes de beneficio. Puede proteger sus márgenes de beneficio empleando una estrategia de precios basada en el coste para no entrar en números rojos en las ventas, algo especialmente importante si su marca es un vendedor de mercado.

Gestionar las expectativas de los clientes

Como se ha mencionado a lo largo de este post, la gestión de las expectativas lo es todo cuando se trata de la satisfacción del cliente y de proteger la reputación de su marca. Cuando hay retrasos en los envíos, es mejor ser sincero con los clientes sobre los plazos de entrega y mantener abiertas las líneas de comunicación. Al fin y al cabo, el servicio al cliente consiste en establecer relaciones y la transparencia desempeña un papel fundamental en la creación de relaciones.

Mantener los estándares de servicio al cliente

Los clientes satisfechos son más propensos a repetir sus compras y a contar a otros sus experiencias positivas con su empresa. Por eso es importante seguir trabajando para conseguir un alto nivel de satisfacción de los clientes, incluso cuando, entre bastidores, las condiciones no son las ideales. Además de ser transparente y gestionar las expectativas, ofrecer vales en futuras compras debido a los inconvenientes de los retrasos en los plazos de envío, por ejemplo, puede ayudar a que los clientes sigan satisfechos y a que continúen comprando con su marca en el futuro.

Implementar las herramientas de comercio electrónico adecuadas

Las herramientas específicas que pueden trabajar con datos en tiempo real, como eDesk, pueden ayudar a las marcas de comercio electrónico a estar al tanto de todos los pedidos de los clientes, garantizando que nada se escape y que el cumplimiento se mantenga en lo más alto.

Capear la tormenta: El juego largo

Los expertos prevén que el retraso en la cadena de suministro tardará más de un año en desaparecer. Hay muchos factores en juego, como la lucha contra la pandemia asegurando que los empleados de la industria tengan acceso a las vacunas para mantenerse seguros y seguir siendo productivos en el lugar de trabajo. La solución de estos problemas laborales, la incorporación de nuevos fabricantes y el aumento de la capacidad de transporte mediante la apertura de los puertos las 24 horas del día son también iniciativas clave para ayudar a eliminar el retraso. Es necesario que la cadena de suministro vuelva a tener los plazos de entrega normales a los que están acostumbrados los consumidores europeos.

Reflexiones finales

Aunque este delicado acto de equilibrio llevará un poco de tiempo, significa que las marcas de comercio electrónico deben ser pacientes y flexibles en su enfoque. Siguiendo las mejores prácticas expuestas anteriormente, podrán sortear una situación difícil a corto plazo y reforzar la buena voluntad de los clientes a largo plazo. Recuerde que se trata de un maratón, no de una carrera de velocidad, y que, con algo de ingenio, las marcas de comercio electrónico pueden capear este temporal para conseguir días más soleados.

Para ayudar a su marca a capear esta tormenta en la cadena de suministro, nuestros expertos están aquí para asesorarle. Adopte un enfoque proactivo y póngase en contacto con nuestro equipo hoy mismo.

See our Privacy Notice for details as to how we use your personal data and your rights.

Consulte nuestro Aviso de Privacidad para saber cómo utilizamos sus datos personales y sus derechos.